Photo by Megumi Iritani

It would be great if you could support us with a small donation.
It might not be much for you, but it would help us providing more and better interviews in the future.
With a little bit of your support we might be able to realize even more!

If you ever wondered what would happen if you combine visual-kei, Japanese traditional elements and a ton of humor, then zigzag would be the answer. With their unique and creative concept and performance, and incredible musical skills, they made sure every single person in the complete sold-out Budokan was having the time of their life. 



-Shintenchi Kaibyaku Shuudan- zigzag (abreviado zigzag) (−真天地開闢集団−ジグザグ) comenzaron sus actividades el enero de 2016 y de inmediato captaron la atención del público por su concepto tan único. Aunque a primera vista hay muchos elementos que parecen tradicionales de Japón, desde su música hasta sus atuendos, sus canciones suelen tratar de las cosas más cotidianas. Además, tomando en cuenta que a la mezcla se añade un montón de humor y una falta de tomarse en serio a sí mismos, muchos pueden identificarse con la banda y como muestra su actuación zigzag (慈愚挫愚) el pasado 15 de noviembre en el icónico Nippon Budokan en la que se agotaron las entradas. Tuvimos el gran honor de asistir al evento y ahora compartir nuestra impresión con ustedes.

En completa oscuridad, en una gran pantalla situada al frente del escenario se proyectaban cortometrajes del pasado de la banda. De pronto, en esa pantalla apareció la banda y la primera canción en sonar fue TAGATAME (タガタメ). Aunque en cierto modo se podía ver a la banda a través de la pantalla, la atención se centraba en ella y en las imágenes y letras proyectadas. Durante la segunda canción, PROMIS, el telón cayó y la banda apreció a plena vista: -mikoto- (vocalista) llevaba consigo su guitarra; la batería de -kagemaru- estaba puesta en lo alto para que el público no perdiera ni uno de sus movimientos; -ryuya- (bajista) estaba en su elemento; sus movimientos eran elegantes al tocar.

Al terminar KONOHA (コノハ), fue tiempo de la primera charla de la noche. Los miembros de la banda saludaban energéticamente a los fans y -mikoto- nos dijo que aunque todavía no se podía gritar en el recinto, sí podían aplaudir. Para asegurarse que lo seguían, después de que -mikoto- gritaba yei yei yei los fans debían aplaudir al mismo ritmo. Cada vez lo hacía más rápido. Para la tercera o cuarta vez, el ritmo yei yei yei de -mikoto- se volvió muy complicado para la audiencia y todos rieron al darse por vencidos; fue imposible vencer a -mikoto-. Fue una manera increíble para conectar con el público y hacerlos reír. -mikoto- nos dijo que estaban muy sorprendidos de que todos los boletos se hayan vendido tan rápido a través del fanclub. Nunca hubieran imaginado que tanta gente fuera a verlos. -ryuya- admitió que estaba tan sorprendido que no tuvo tiempo para sentirse nervioso hasta esa mañana y -kagemaru- se veía muy feliz de estar ahí. 

Photo by Megumi Iritani

El ambiente volvió a cambiar completamente y sonó NIHAO WANTANMEN (ニイハオ・ワンタンメン) con su sonido asiático tan tradicional. -ryuya- saltaba son la música tan divertida, mientras -mikoto- hacía furitsuke e inclinaba la cabeza a izquierda y derecha al ritmo de la canción. Junto con el guitarrista de apoyo, ambos se movían de izquierda a derecha al unísono, una imagen muy tierna de ver, casi como si fuera una rutina de baile. De repente todo se oscureció y una misteriosa luz roja llenó el recinto mientras -mikoto- hacía impresionantes gruñidos y gritos; los fans empezaron a hacer headbang como locos. Y tan rápido como eso pasaba, de nuevo sonaba una melodía suave y divertida, en la que los fans se mecían de un lado a otro.

Tras la balada GOGATSU NO YUKI (五月ノ雪), fue hora de otra charla. Tras asegurarse de que los fans aún respiraban, -mikoto- nos dejó claro que son una banda visual-kei y nos preguntó si había bangyas en el público (las más grandes fans del grupo). No muchas se atrevieron a admitirlo y levantar la mano. -mikoto- mencionó que no han sido una banda por mucho tiempo y, aún así, ya tuvieron que decir adiós a un integrante de la banda que aparte era bastante popular, lo que les costó bastantes fans. Estuvieron a punto de rendirse y botarlo todo, pero no pudieron abandonar la música y por ello estaban esta noche en el escenario.

“¡Bangyas, la cabeza!” gritó -mikoto- mientras subía a la plataforma y elevaba sus brazos hacia el público. En eso, se escucharon los primeros acordes de SOREDEMO HANAYO, SAKE. (其れでも花よ、咲け。). Los fans comenzaron a hacer headbang. Otra canción en la que -mikoto- demuestra sus habilidades vocales, desde un canto tradicional japonés, a gritos, hasta una hermosa, emocional y melódica voz. Esta canción lo tiene todo. Mientras tanto, -kagemaru- parecía estar disfrutando, ya que se la pasaba girando sus baquetas mientras tocaba, lo que hacía sin mucho esfuerzo; es obvio decir que a este baterista le sobre talento.

Tras un par de canciones tranquilas, como USAGI GIRL (兎girl) y LAST DAY LOVER (ラスデイ ラバー), la atmosfera se volvió a oscurecer al sonar REQUIEM y GURU. En el gran escenario del Budokan, -ryuya- no desperdició el gran espacio para moverse de aquí a allá, hacer headbang, y de forma elegante inclinarse. -mikoto- cambiaba, sin evidente esfuerzo, de un rap a notas muy altas, hasta gritos impresionantes.

Photo by Megumi Iritani

Una característica muy distintiva de la presentación de zigzag fueron los videos que se mostraban en la pantalla en cada una de las canciones. Durante KAO GA SUKI (顔が好き), se mostraba la letra de la canción en las constelaciones más extrañas: en la letra más pequeña que puedas imaginar o en la más grande, incluso algunas partes de la letra estaban censuradas. Era muy gracioso ver los tocar con seriedad mientras cosas muy alocadas pasaban en pantalla. Describe muy bien la esencia de la banda.

Después de APPARE CHINDOUCHUU (あっぱれ珍道中) y BOUKYAKU NO KANATA (忘却の彼方), todos los integrantes de la banda dejaron el escenario y nos dieron un pequeño descanso en el cual se oía un silbido a través de las bocinas; los fans lo imitaron con aplausos. Pero, una vez más, el ritmo alcanzó una velocidad demasiado rápida para los fans y todos rieron. Y de nuevo todo se oscureció, pero solo -kagemaru- y su batería fueron iluminados y se preparó para su solo. Se dejaron oír los primeros retumbes y todo el lugar se estremeció. En la primera parte del solo, -kagemaru- animó al público a aplaudir junto a él, lo que parecía los invitaba a colaborar en su presentación, pero en la segunda parte, nos dejó sin palabras. El solo duró bastante tiempo y, aunque se notaba que requería de mucho esfuerzo y habilidad, -kagemaru- lo hizo ver de lo más sencillo; nos sonreía y al final nos presumió los músculos de sus brazos. Y así, el resto de la banda regresó con la intro de KAERITAI KEDO KAERENAI (帰りたいけど帰れない) (tradd. Quiero regresar a casa, pero no puedo). Humo salía del escenario y los fans no dejaban de saltar de aquí a allá. -mikoto- actuaba como una persona que quería irse, pero no podía -ryuya- bailaba y cantaba mientras tocaba y -kagemaru- aprovechaba cualquier instante para levantarse e interactuar con los fans.

De pronto, de la nada, 14 bailarines aparecieron en el escenario; vestían playeras y pantalones de diferentes colores. -mikoto- nos dijo que quería que todos nos uniéramos al baile y nos enseñó los pasos de baile. Tras un par de rondas de práctica, SMILE★KAWAIINEN (スマイル★かわいいねん) comenzó a sonar y los fans demostraron sus habilidades de baile mientras que los bailarines, junto con la banda, seguían bailando.

Otro gran momento de la noche fue AISHI ANATA KYOUKAISEI (愛シ貴女狂怪性). Cuando los bailarines salieron, el escenario se vio encendido por antorchas, cuyo fuego iluminó todo sobre el escenario. Toda la atmósfera cambió. Mientras que el público se divertía en el heagbang, -mikoto- se paseaba por el escenario, aparentemente sin importarle el fuego a su alrededor.

Photo by Megumi Iritani

KIZU TO USO (傷と嘘) fue otra balada en la que mikoto- demostró su emotiva y suave voz. Humo cubrió el suelo del escenario y mikoto- pidió a los fans que encendieran las luces de su celular. La pista y las gradas se encontraban completamente a oscuras, pero cuando cada uno encendió la luz, el lugar se iluminó tanto como si fuera de día. La pantalla mostró cómo se veía el recinto desde la perspectiva de la banda. No fue de extrañar cuando las lágrimas brotaron de los ojos de los tres miembros de la banda.

Cuando -mikoto- dijo “déjenme ver sus lindos rostros”, era hora de la última canción: KICHUNE NO YOMEIRI (きちゅねのよめいり). Los fans estallaron en aplausos y una cinta dorada salió disparada desde el techo de la sala. Fue una canción muy alegre, apropiada para la celebración que fue este concierto.

Aunque zigzag apenas lleva 6 años activos, no es de extrañar, tras haber experimentado uno de sus conciertos, que hayan podido llenar todo el Budokan. Empezando por lo talentosos que son, su impecable presentación y siguiendo con su increíble creatividad y estilo único para la iluminación y los videos en pantalla, fue una experiencia increíble. Fue muy evidente lo importante que fue la presentación para la banda y lo mucho que quieren compartir este viaje con sus fans, ya que anunciaron nuevos conciertos y lanzamientos para el próximo año. ¡No se pierdan de asistir a uno de los conciertos de zigzag!

Report: Olga
Translation: Raquel

zigzag OFFICIALzigzag OFFICIAL Twitter
SpotifyApple Music

It would be great if you could support us with a small donation.
It might not be much for you, but it would help us providing more and better interviews in the future.
With a little bit of your support we might be able to realize even more!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s